PARA MEDITAR

  • Miradas de Cristo

EXAMEN DE CONCIENCIA

Pasos para una buena confesión

Pasos para una buena confesión

La Iglesia nos propone cinco pasos a seguir para hacer una buena confesión y aprovechar así al máximo las gracias de este maravilloso sacramento.

Estos pasos expresan simplemente un camino hacia la conversión, que va desde el análisis de nuestros actos, hasta la acción que demuestra el cambio que se ha realizado en nosotros.

1. Examen de Conciencia.
Ponernos ante Dios que nos ama y quiere ayudarnos. Analizar nuestra vida y abrir nuestro corazón sin engaños. Puedes ayudarte de una guía para hacerlo bien.

2. Arrepentimiento. Sentir un dolor verdadero de haber pecado porque hemos lastimado al que más nos quiere: Dios.

3. Propósito de no volver a pecar. Si verdaderamente amo, no puedo seguir lastimando al amado. De nada sirve confesarnos si no queremos mejorar. Podemos caer de nuevo por debilidad, pero lo importante es la lucha, no la caída.

4. Decir los pecados al confesor. El Sacerdote es un instrumento de Dios. Hagamos a un lado la “vergüenza” o el “orgullo” y abramos nuestra alma, seguros de que es Dios quien nos escucha.

5. Recibir la absolución y cumplir la penitencia. Es el momento más hermoso, pues recibimos el perdón de Dios. La penitencia es un acto sencillo que representa nuestra reparación por la falta que cometimos.


Guía para el examen de conciencia

Para que el examen de conciencia sea profundo y completo, te recomendamos seguir los siguientes pasos:
1. Invocación al Espíritu Santo: Llama al Espíritu Santo para te ilumine y te haga ver tu vida desde los ojos de Dios. Puedes utilizar la oración al Espíritu Santo que aparece aquí, o la más conocida invocación al Espíritu Santo.

2. Acto de presencia de Dios:
Haz un esfuerzo para darte cuenta de que Dios está presente en tu vida atento a tus intenciones, a tus deseos, a tus necesidades.

3. Acción de gracias:
Recuerda todos los beneficios que has recibido de Dios, especialmente los más cercanos y los más íntimos. Al recordar estos beneficios, brotará naturalmente dentro de ti el agradecimiento a Dios.

4. Análisis del cumplimiento de la voluntad de Dios en tu vida:
Lleva a cabo un examen de cómo has vivido desde la última confesión la voluntad de Dios. Debes ver los aspectos positivos y negativos, examinar actitudes internas y poner mucha atención a tus relaciones con Dios y con los demás. Para esto, puede resultar útil tener un cuestionario.

5. Petición de perdón: Ya que revisaste tu vida, vas a comparar tu conducta y tus actitudes con los beneficios que has recibido de Dios. Entonces te darás cuenta de que tu respuesta al amor de Dios es muy pobre y que no has llegado a lo que Dios te pide. Por eso, le pides perdón lleno de confianza, pues sabes que Él te perdonará. Dios siempre acoge gustoso nuestras buenas intenciones.

6. Propósito: Tienes que poner los medios para mejorar y acercarte más al plan de Dios sobre tu vida. El propósito es algo concreto que te ayuda a mejorar en aquello donde has visto que fallas más.

7. Petición de fuerzas: Ya que formulaste tu propósito, debes volver tu mirada a Dios y con mucha confianza pedirle que te ayude a mejorar pues eres débil, no podrías avanzar en tu camino hacia Dios, hacia la santidad, si Él no te ayuda.


Oración al Espíritu Santo

Espíritu Santo
inspírame lo que debo pensar,
lo que debo decir,
lo que debo callar,
lo que debo escribir,
lo que debo hacer,
cómo debo obrar para procurar el bien de los hombres,
el cumplimiento de mi misión y el triunfo del Reino de Cristo.
Amén.


Invocación al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo,
llena los corazones de tus fieles,
y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Envía tu Espíritu Creador
y renueva la faz de la tierra.

Oh Dios,
que has iluminado los corazones de tus hijos
con la luz del Espíritu Santo;
haznos dóciles a sus inspiraciones
para gustar siempre el bien
y gozar de su consuelo.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén.


Cuestionario para el examen de conciencia

Con el objetivo de analizar profundamente los actos que hemos hecho desde la última confesión, algunas veces puede resultar útil ayudarse de un cuestionario que nos ayude a llegar a esos rincones íntimos de la conciencia que nos pueden pasar desapercibidos.

Analizar mi actitud y mis acciones u omisiones hacia Dios:

¿Creo verdaderamente en Dios o confío más en brujerías, amuletos, supersticiones, horóscopos o “energías”?
¿Amo a Dios sobre todas las cosas o amo más a las cosas materiales?
¿Voy a Misa los domingos y trato de descansar ese día para dedicarlo a Dios?
¿Me confieso y comulgo frecuentemente?
¿Hago oración, entendida como un diálogo íntimo con Dios?
¿He usado el nombre de Dios sin respeto? ¿Pido ayuda a la Virgen y al Espíritu Santo? ¿Defiendo a la Iglesia y a sus representantes?

Analizar mi actitud y mis acciones u omisiones hacia los demás:

¿Trato bien a mi familia?
¿Busco hacerlos felices o que se haga lo que yo digo?
¿Los respeto o los maltrato?
¿Trato bien a los demás?
¿Soy justo con todos?
¿Ayudo a los necesitados?
¿He matado, robado o mentido?
¿He hecho daño a alguien?
¿Acostumbro hablar mal o pensar mal de los demás?

Analizar mi actitud y mis acciones u omisiones hacia mí mismo:

¿Lucho por ser mejor cada día?
¿He controlado mi carácter?
¿He respetado mi cuerpo y el de los demás? ¿He alejado de mi mente los malos pensamientos?
¿He sido fiel en mi matrimonio?
¿Siento envidia de los demás, por lo que son o lo que tienen?



Exámen de conciencia para jóvenes

Te puede ayudar para confesarte.

Hola amigo, ¿cómo va el día? Soy Jesús. ¿Me has llamado? Yo estoy siempre contigo aunque no te des cuenta.
Sé que lo que vas a hacer ahora te va a costar trabajo, porque a nadie le gusta admitir sus errores, pero no te preocupes, que yo te conozco bien y te voy a ayudar, sólo te pido que confíes plenamente en mí y seas sincero.... Manos a la obra, verás que alegría cuando acabemos.

Tu familia

Comentas que tus padres no te comprenden y están a la antigua, pero...

¿Te has puesto en su lugar para comprenderlos?
¿Cumples tus obligaciones (estudio, tareas, horarios, etc) para con ellos?
¿Colaboras en tu familia para que haya paz, amor y buenas relaciones?
¿Eres obediente a tus padres y respetas a los mayores?
¿Les exiges a tus padres más de lo que pueden darte (dinero, ropa, caprichos)?
¿Cuándo intentan hablar contigo pasas de ellos?
¿Te aprovechas de tus hermanos para endosarles el trabajo que tienes que hacer?
¿Odias, envidias y tienes celos de tus hermanos?

Tus amigos

¿Te aprovechas de ellos para tus conveniencias?
¿Los criticas cuando otros los critican?
¿Los defiendes cuando otros los acusan de falsedades?
¿Te haces el ciego y el olvidadizo para no ayudarles?
¿Cumples la palabra que das?
¿Dices mentiras de alguno de ellos?
¿Los tratas como te gustaría que te trataran a ti cuando cometen un fallo?
¿Los envidias cuando tienen algo que tú no tienes?

Tu trabajo y estudio

¿Estudias y trabajas porque te obligan o porque quieres ser responsable y formarte?
¿Estudias al final para los exámenes, porque no planificas tu tiempo y hay otras cosas más importantes que te roban el tiempo?
¿Te has puesto en el lugar del profesor para comprenderle y entenderle?
¿Eres valiente para hacer una crítica con razones que la justifiquen?
¿Si hay un problema en el curso o trabajo, te pringas o te limitas a criticas destructivamente?

Tu diversión y consumo

¿Qué tiempo ocupas para tus diversiones?
¿Antepones la diversión a tu obligación?
¿Te dejas llevar por la publicidad, la moda, sin preguntarte si las necesitas o te conviene?
¿Convences a tus padres para que den más dinero a tus gustos y diversiones?

Tú mismo

¿Analizas a menudo cómo eres y cómo vas?
¿Te haces compromisos para cambiar?
¿Eres amable, cercano, sensible y alegre con los que te rodean?
¿Has sido soberbio y egoísta?
¿Te sientes separado de alguien por riñas, disputas y peleas?
¿Eres humilde para pedir ayuda a tus amigos, padres, catequistas, profesores?
¿Buscas vivir en verdad?
¿Has pecado de pensamiento, obra y omisión?
¿Has procurado mantener tus pensamientos limpios y puros?
¿Te has dejado llevar tras los deseos de tu cuerpo, mal uso de la sexualidad, exceso de bebida y el alimento?

Con Dios

¿Te acuerdas de Él sólo en los momentos difíciles?
¿Tienes confianza en Él?
¿Hablas con Él de tus cosas?
¿Participas en la Misa del domingo?
¿Te preocupas de conocerlo más y más mediante la lectura de la Palabra de Dios?
¿Es el centro y el motor de tu vida?
¿Le hablas y lo consideras como un Padre bueno que te ayuda?

Anda, atrévete a vivir siempre junto a Él. Él y yo, mediante el Espíritu Santo, te decimos:
Te quiero, Tú eres importante para nosotros.
Un abrazo colega, tu amigo Jesús.

Recomendar a un amigo
ENCONTRANOS EN
FACEBOOK
YOUTUBE
TWITTER
Todos los derechos reservados © 2010 - Joven Cristiano